• Entre bambalinas

¿Lo estaremos haciendo bien?

Creo que se trata de las preguntas que más nos podemos llegar a hacer a lo largo del día. Y afecta a todos los radios de la vida ya sea en nuestra labor como padres, en nuestra labor como emprendedores, en nuestra labor como hijos y en nuestra labor en general.


Por descontado queda que la intención sea cual sea el resultado siempre es buena. Intentamos hacer las cosas de la mejor forma posible aunque a veces dudemos de nuestro buen hacer. El hecho de ser emprendedores genera muchas dudas, nervios, agobios, muchas horas sin dormir, mucha dedicación y mucha pero que mucha inseguridad.



Pero oye, como se dice, el que no arriesga no gana. Y a nosotros nos va la marcha. Lo que tenemos claro es que con cariño, mimo y mucha ilusión las cosas no pueden salir mal y por el momento van viento en popa. Y nosotros felices del resultado.


¡Ojo! No siempre es un camino de rosas y durante el proceso hay muchas piedras que apartar pero tal y como os digo solo te trata de piedras. Objetos que no merecen nuestra frustración ni nuestro tiempo. Hay que luchar y avanzar. Tenemos que centrarnos en nuestros objetivos y en lo que realmente tiene importancia.


Muchas veces el error que cometemos es focalizar nuestra atención en estos baches que aparecen de repente, pero creerme si os digo que hay dedicarles el tiempo justo para que no nos desvíen del camino y no nos quiten el sueño.


Nunca sabremos si la respuesta que esperamos a la pregunta "¿Lo estaremos haciendo bien? para cualquier circunstancia es la correcta por mucho que le demos vueltas. Al final da igual el resultado, lo realmente importante es pensar en la intención con lo que lo hiciste y quedarte con ese sentimiento como respuesta.


Estoy segura de que aunque reflexionemos sobre esto será inevitable seguir dudando y haciéndonos preguntas pero siempre podremos volver a leer esto para recordarnos que aunque hacemos las cosas lo mejor que sabemos a veces no salen de la forma que esperas.


Brindo por seguir hacia adelante cumpliendo sueños y consiguiendo nuestras metas. Y que sobre todo nunca se nos olvide hacerlo con una sonrisa. La vida es muy bonita como para afrontarla desde la tristeza aunque a veces cueste.


¡Nos vemos la semana que viene pero siempre entre bambalinas!




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo